19/11/2016 News / Francisco “Chico” Whitaker Ferreira, Premio Nobel Alternativo 2006 “Las democracias se muestran incapaces de impedir que las peores opciones políticas se impongan”

Francisco “Chico” Whitaker Ferreira, Premio Nobel Alternativo 2006 “Las democracias se muestran incapaces de impedir que las peores opciones políticas se impongan”

El brasilero Chico Whitaker tenía 70 años cuando la primera edición del Foro Social Mundial tuvo lugar en Porto Alegre y 80 años cuando el accidente de la central japonesa Fukushima I lo convirtió en activista antinuclear. Finalizando el 2016 celebra el proceso de 15 años del FSM, los 10 años de haber recibido el Right Livelihood Award (‘Premio Nobel Alternativo’) en Suecia, y sus 85 años de vida y trabajo para hacer realidad el necesario y urgente ‘otro mundo posible’.  

Por Chico Whitaker*

Hace diez años, en este momento en que llego a los 85 años, recibí el Premio Right Livelihood especialmente por mi participación en la organización del Foro Social Mundial (FSM), cuya primera edición fue en 2001, en Porto Alegre, Brasil. Una “invención política”, como decían mis compañeros de aventura, que lanzaba al mundo un grito de esperanza: “otro mundo es posible”. Eran tiempos en que se afirmaba cada vez más la dominación del “pensamiento único” del mercado, como si no hubiera alternativas para organizar la sociedad y la economía. El FSM era un desafío a los dueños del mundo que planeaban esa dominación desde el Foro Económico Mundial de Davos.

Desde entonces, el “proceso del FSM” multiplica por el mundo Foros Sociales a nivel mundial, regional, nacional y local, o Foros Sociales temáticos. En ellos se reúnen movimientos y organizaciones de la sociedad civil que luchan por el cambio, para reflexionar sobre la realidad, denunciar lo que se hace contra la vida, descubrir convergencias y articular alianzas para la acción. Sin dejarse dirigir por partidos o gobiernos y negando la violencia como método de acción política, los participantes de estos Foros viven una experiencia de nueva cultura política, horizontal, autogestionada, sin jefes ni palabras de orden. Buscan salidas solidarias a los impases en que la humanidad se está dejando aprisionar, al someterse a la lógica competitiva del sistema de mercado en que vivimos, con la búsqueda insaciable de ganancia y un productivismo sin límites bajo la dominación de los sistemas financieros por sobre los intereses de la vida.

Los Foros Mundiales de Porto Alegre en 2005 y de Belem, en Brasil, en 2009, llegaron a reunir cada uno 150.000 participantes. A partir de 2004 hubo Foros Sociales Mundiales en todos los continentes, en los cuales se han ampliado las discusiones sobre desafíos como lo de la democracia real, las migraciones, la pobreza, los problemas ecológicos, o han emergido nuevas propuestas como la del “buen vivir”, basada en la sabiduría de los pueblos originarios de América Latina. Y se continúa buscando llevar a todos los rincones de la Tierra la propuesta de la cultura política del FSM, porque el “otro mundo” se hace cada vez más necesario y urgente.

El tsunami capitalista que se desplegó después de la caída del Muro de Berlín ya era muy potente en los tiempos en que el FSM surgió, al mismo tiempo en que los gobiernos que a él se oponían se dejaban también presionar por su lógica de crecimiento económico a cualquier costo. Esta lógica ha penetrado en las mentes y corazones de toda la gente, mismo en los países que aún se dicen socialistas, por la tentación del consumismo materialista que fortalece el individualismo y despilfarra recursos.

Así es que, por más que surjan movimientos sociales desde la base de las sociedades, nuevos tipos de partidos políticos y gobiernos que se atrevan a desafiar el poder financiero, o por más que se multipliquen Foros Sociales, los miles de brazos del monstruo que enfrentan van poco a poco ahogando la humanidad. Las guerras se multiplican, crece la violencia, las democracias se muestran incapaces de impedir que las peores opciones políticas se impongan. El terrorismo de la desesperación empieza a actuar donde menos se espera, lo que hace de la seguridad una preocupación generalizada que transforma a los Estados en máquinas policiales. Al mismo tiempo, cada vez más muros separan a los que tienen condiciones humanas de vida de los que no las tienen, creando obstáculos a la fuga de los que quieren sobrevivir. Calamidades climáticas empiezan a amenazar todos los pueblos, sin que sus gobiernos se muestren capaces de controlar las actividades económicas que las provocan.

Esto es sin duda un panorama que lo lleva a uno a preguntarse: ¿qué puedo hacer para evitar que esto empeore? Pues yo veo muchísima gente, aunque todavía poquísimos en relación al poder del monstruo, intentando derrumbarlo. Y estoy seguro de que cada uno puede hacer algún tipo de contribución, por pequeñísima que sea. Como lo estoy haciendo desde 2011, cuando la tragedia de Fukushima me ha despertado contra la locura de la fisión del átomo de la que son capaces mentes técnicas o militares con decisiones autoritarias, apoyadas en la desinformación y manipulación de poblaciones en riesgo.

*Francisco ‘Chico’ Whitaker Ferreira nació en Brasil el 19 de noviembre de 1931 y vive actualmente en la ciudad de São Paulo. Es cofundador del Foro Social Mundial (FSM) y miembro de la Coalición por un Brasil libre de usinas nucleares. Ha trabajado por la democracia y contra la corrupción del sistema político tanto en Brasil como durante su exilio de 15 años en Francia y Chile. En 2006 fue galardonado con el “Premio Nobel Alternativo” que concede la Fundación sueca Right Livelihood Award.

Contacto de prensa:

Nayla Azzinnari
Comunicación en Español
Fundación Right Livelihood Award
Correo: nayla@rightlivelihood.org
Móvil/whatsapp: +54 9 11 5460 9860

Acerca de la Fundación Right Livelihood Award

El Premio Right Livelihood fue creado en 1980 para “honrar y apoyar a organizaciones y personas valientes que proponen soluciones visionarias y ejemplares a las causas profundas de los problemas globales”. Se lo conoce ampliamente como “Premio Nobel Alternativo” y hasta el momento lo han recibido 166 personas y organizaciones pertenecientes a 68 países. Jacob von Uexkull, un filatelista profesional de origen sueco-alemán, vendió su colección de estampillas para obtener los primeros recursos para financiar este premio. Desde entonces, la Fundación se sostiene gracias a donaciones individuales.

 


Información de prensa en PDF : PR Whitaker 85 anos