Desde España, Movimiento Sin Tierra de Brasil denuncia creciente criminalización de la protesta y promueve campaña internacional para liberar militantes detenidos