Aminatou Haidar (Sáhara Occidental)

...por su acción firme y no violenta, pese al encarcelamiento y la tortura, en busca de justicia y autodeterminación para el pueblo del Sáhara Occidental

About

Aminatou Haidar es una destacada activista y pacífica defensora de los derechos humanos del Sáhara Occidental. Cuando la antigua potencia colonial, España, abandonó el territorio en disputa en 1975, Marruecos lo anexó de inmediato. Más de 30 años de campaña no-violenta por la independencia de su tierra natal le han valido a Haidar el sobrenombre de “Gandhi saharaui”. Su dignidad y resolución la convierten en una de las líderes más respetadas entre los saharauis.

Las Naciones Unidas, España y Marruecos han prometido reiteradamente a los pueblos indígenas del Sáhara Occidental, los saharauis, el derecho a la libre determinación. Pero han pasado más de 40 años sin que se realice un referéndum y con la comunidad internacional indiferente o incluso cómplice de la ocupación.

Aminatou Haidar comenzó su activismo siendo adolescente y es una de las fundadoras del movimiento de derechos humanos saharaui. Ha organizado manifestaciones, documentado casos de tortura y llevado a cabo varias huelgas de hambre para crear conciencia sobre las violaciones que sufre su pueblo.

Haidar es cofundadora y presidenta de la organización de derechos humanos Colectivo de Defensores de Derechos Humanos Saharauis (CODESA). Ella juega un papel crucial en llamar la atención internacional sobre el problema no resuelto del Sáhara Occidental, durante mucho tiempo omitido por la ONU, la Unión Europea y los medios de comunicación.

Desde los primeros días de la ocupación, las autoridades marroquíes han reprimido a los saharauis en sus demandas por el derecho a la libre determinación y el respeto de los derechos humanos fundamentales. Al igual que muchos otros activistas saharauis, Aminatou Haidar ha sido golpeada, torturada y encarcelada sin cargos ni juicio. Pasó cuatro años en una prisión secreta, aislada del mundo exterior.

A pesar de las amenazas de muerte y el acoso dirigido a ella y a sus hijos, Aminatou Haidar hace campaña incansablemente por una solución política a uno de los conflictos congelados más largos del mundo e intenta inculcar a la próxima generación de saharauis los méritos de la acción no violenta.

Biography

Press Releases

Biografía Larga

Antecedentes

Aminatou Haidar nació en El Aaiún el 24 de julio de 1967, cuando el Sáhara Occidental estaba bajo dominio colonial español. Solo dos años antes, la Asamblea General de la ONU había adoptado su primera resolución sobre el Sáhara Occidental solicitando a España que descolonizara el territorio en disputa. En los años siguientes, la Asamblea General de la ONU solicitó repetidamente a España que organice un referéndum sobre autodeterminación, bajo la supervisión de la ONU. Mientras tanto, los países vecinos Marruecos y Mauritania reclamaron el territorio.

Haidar creció en tiempos turbulentos. En 1973, el movimiento de liberación saharaui Polisario (acrónimo de Frente Popular de Liberación de Saguía el Hamra y Río de Oro)  comenzó su lucha por la independencia del Sáhara Occidental lanzando sus primeros ataques militares contra las tropas españolas de ocupación. Una comisión de investigación de la ONU visitó el Sáhara Occidental casi al mismo tiempo y encontró pleno apoyo al reclamo por la independencia entre las personas que vivían en el territorio en conflicto.

En 1975, cuando Haidar tenía ocho años, la Corte Internacional de Justicia declaró que el territorio en disputa no pertenecía a Marruecos ni a Mauritania antes de la colonización española. Sin embargo poco después, ambos países invadieron el Sáhara Occidental y alrededor de la mitad de la población se vio obligada a huir. Muchos de los refugiados terminaron en campamentos en Argelia, donde todavía viven. Polisario luchó contra los ejércitos invasores en un conflicto que duraría 16 años. España se retiró formalmente del Sáhara Occidental en 1976 y posteriormente Polisario declaró la República Árabe Saharaui Democrática.

Mauritania firmó un tratado de paz con Polisario en 1979 y retiró sus reclamos sobre el territorio. Marruecos finalmente aseguró el control de la mayor parte del Sáhara Occidental, incluidas las principales ciudades y bienes comunes, en especial la mayor mina de fosfatos del mundo.

“Las autoridades marroquíes me abrieron los ojos a la realidad”

A la edad de 17 años, en medio del conflicto armado entre el Polisario y las tropas marroquíes, la joven Haidar comenzó a participar en protestas pacíficas contra la ocupación. Un punto de inflexión para ella llegó en 1987, año en que Marruecos completó la construcción de un muro de arena de 2.700 km de largo que atraviesa el Sáhara Occidental y separa el territorio bajo control marroquí del territorio gobernado por Polisario.

En noviembre de ese año, Haidar estaba entre los 400 manifestantes detenidos arbitrariamente después de una manifestación pacífica. Junto con otras 70 personas, fue arrojada a una prisión secreta durante cuatro años sin que nadie supiera su paradero. Haidar fue, por lo tanto, sometida a desaparición forzada, lo que califica como un crimen de lesa humanidad según el derecho internacional.

Sufrió torturas y malos tratos a manos de sus carceleros. En prisión, Haidar llevó a cabo su primera huelga de hambre junto con otros activistas saharauis, protestando por las duras condiciones de encierro. Los años en la cárcel le cambiaron la vida. “Las autoridades marroquíes me abrieron los ojos a la realidad”, dice ella.

Encarcelada nuevamente

Aminatou Haidar fue liberada en 1991 en una situación política rápidamente cambiante: el conflicto armado llegó a su fin con una tregua promovida por la ONU en septiembre, y un sentimiento de optimismo se extendió entre la población saharaui. La Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental (MINURSO) se estableció con el mandato de organizar y garantizar un referéndum libre y justo para que el pueblo saharaui pueda decidir entre la independencia o la integración con Marruecos. Pero una gran cantidad de colonos marroquíes ya habían sido trasladados al territorio en disputa, y todos los intentos de celebrar un referéndum fracasaron debido a la cuestión sobre quién podría votar.

Después de salir de prisión, Haidar hizo campaña por la liberación de otros prisioneros políticos saharauis. También documentó violaciones de derechos humanos para crear conciencia sobre los abusos cometidos por la potencia ocupante y hacer responsables a los perpetradores. Le tomó mucho tiempo al mundo exterior darse cuenta de la realidad en el Sáhara Occidental. “Durante dos décadas, nadie sabía nada de lo que estaba sucediendo en el Sáhara Occidental”, dice Haidar. “No había internet ni línea telefónica para comunicarse con personas en el extranjero. Los observadores internacionales no sabían nada y no podían ingresar al territorio”. La conciencia internacional comenzó a crecer lentamente bajo el impacto de la campaña de Haidar y otros defensores de los derechos humanos en el Sáhara Occidental.

En junio de 2005, la policía golpeó e hirió gravemente a Haidar durante una manifestación pacífica. Fue arrestada y sentenciada a siete meses de prisión. Amnistía Internacional expresó “serias preocupaciones sobre la imparcialidad del juicio”. En la cárcel, Haidar llevó a cabo dos huelgas de hambre en protesta por el maltrato y la detención arbitraria.

Debido a la presión de Estados Unidos, Haidar pudo viajar a España después de su liberación de la cárcel, para recibir el Premio Juan María Bandrés 2006. Aprovechó la oportunidad y se embarcó en una gira de promoción por Europa, Estados Unidos y Sudáfrica. Haidar recibió el Premio de Derechos Humanos Robert F. Kennedy en 2008 y desde entonces ha sido invitada a varias conferencias en los Estados Unidos.

“Mi pelea no es una pelea individual, es una lucha por los derechos colectivos de mi pueblo”

Ignorando las amenazas y superando las dificultades, Haidar continuó con su activismo no violento. En noviembre de 2009, recibió el Premio Civil Courage en los Estados Unidos. A su regreso, a Haidar se le negó el ingreso al Sáhara Occidental por haberse negado a describirse a sí misma como ciudadana marroquí en los documentos de entrada. Las autoridades marroquíes confiscaron su pasaporte y la deportaron a las Islas Canarias españolas. España, a su vez, se negó a enviarla de regreso al Sáhara Occidental ya que no llevaba un pasaporte válido. Varada en el aeropuerto de Lanzarote, Haidar inició una huelga de hambre. A lo largo de los días y las semanas, su salud se deterioraba ante la mirada de los medios de comunicación de todo el mundo. “Mi pelea no es una pelea individual, es una lucha por los derechos colectivos de mi pueblo”, dijo a los periodistas. De repente, el tema del Sáhara Occidental acaparó los titulares, y los líderes mundiales trataron de resolver la situación. Entre las muchas personas que hablaron en solidaridad con Haidar, se encontraban el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, galardonados con el Premio Nobel y celebridades. La vida de Haidar estaba en peligro cuando Marruecos finalmente cedió a la presión y le concedió el reingreso al Sahara Occidental, después de 32 días de huelga de hambre.

Defender los derechos humanos contra todo pronóstico

Aminatou Haidar opera en el contexto más desafiante. “No hay posibilidad de manifestar, no hay libertad de expresión, y cualquier expresión a favor de la autodeterminación conduce a detenciones arbitrarias y malos tratos, incluida la tortura dentro de las estaciones de policía”, dice. Sus palabras están respaldadas por organizaciones no gubernamentales internacionales.

Según Amnistía Internacional, los activistas saharauis son frecuentemente condenados en juicios injustos. “Marruecos controla la información en el territorio con puño de hierro, castiga sin piedad la práctica del periodismo local y bloquea el acceso a los medios extranjeros”, escribe Reporteros sin Fronteras. “La tortura, (…) intimidación y largas penas de prisión son una tarifa diaria para los periodistas saharauis”, según la organización. Frontline Defenders afirma que “el permiso para realizar reuniones públicas a menudo es negado y las manifestaciones se dispersan por la fuerza. Los participantes, incluidos los defensores de los derechos humanos, han sido golpeados, arrestados o intimidados”.

La decidida campaña de Haidar por el respeto de los derechos humanos ha tomado diferentes formas a lo largo de los años. En 2006, cofundó el Colectivo de Defensores de Derechos Humanos Saharauis (CODESA), que documenta las violaciones de los derechos humanos y brinda apoyo legal a los saharauis que desean presentar quejas. También capacita a los jóvenes en diferentes formas de resistencia pacífica. Haidar ha sido presidente de CODESA desde 2008.

“El Consejo de Seguridad lamentará no haber escuchado los mensajes de los defensores de los derechos humanos”

En los últimos años, Haidar ha pasado más y más tiempo interactuando con los saharauis más jóvenes, algunos de los cuales están perdiendo la fe en la lucha no violenta por la independencia. “La verdad es que la ONU no ha hecho nada concreto hasta ahora”, dice ella. “Los jóvenes saharauis están desesperados, decepcionados por la falta de voluntad del Consejo de Seguridad de la ONU para resolver el problema del Sáhara Occidental”, advierte. Después de más de 40 años de ocupación marroquí, la frustración está creciendo entre los jóvenes. “Están convencidos de que el Frente Polisario debe tomar las armas y comenzar una guerra para resolver el problema”, dice Haidar sobre los jóvenes insatisfechos. “Cuando eso suceda, el Consejo de Seguridad lamentará no haber escuchado los mensajes de los defensores de los derechos humanos”, agrega. El mensaje de Haidar a la generación joven es claro: no hay ningún beneficio en tomar las armas.

La lucha continúa

Luchar por la justicia tiene un alto costo para Aminatou Haidar. En noviembre de 2012, la policía la golpeó y amenazó con un cuchillo en su camino a casa después de una reunión con el Enviado Personal del Secretario General de las Naciones Unidas para el Sáhara Occidental, Christopher Ross, en El Aaiún. Dos años y medio después, en abril de 2015, la policía marroquí atacó la casa de Haidar con piedras mientras organizaba una reunión con representantes de la ONU.

Las prohibiciones de viaje y el congelamiento de sus activos son otros métodos que usan las autoridades marroquíes para reprimir su voz. Haidar sufre problemas de salud relacionados con los años de prisión y la tortura a la que fue sometida. Sin embargo, ella sigue firme abogando por la independencia y el respeto por los derechos humanos. En los últimos años, Haidar ha visitado Europa y los Estados Unidos varias veces para reunirse con parlamentarios y líderes mundiales para dirigir su atención al problema no resuelto del Sáhara Occidental. A largo plazo, la autodeterminación es el único camino a seguir, según Haidar.

“Siempre tengo esperanza en el futuro. Estoy segura de que la justicia llegará algún día, pero no creo que tengamos una solución pronto. Hasta que la comunidad internacional, especialmente el Consejo de Seguridad de la ONU, no muestre la voluntad de resolver el problema, estamos perdiendo nuestro tiempo”.

Media Contacts

_I8A8504_lowres

International & Swedish Media

Johannes Mosskin
Email Johannes

M +46 70 437 11 48

_I8A8058_lowres

Espanol Médias

Nayla Azzinnari
Email Nayla

M +54 9 11 5460 9860

Nina Tesenfitz

German Media

Nina Tesenfitz
Email Nina 

M+49 (0)170 5763 663